sábado, 29 de enero de 2011

_

Lo mejor de contar con un enemigo es que uno sabe en todo momento de que lado está. No te puede sorprender una puñalada trapera, porque sabes que has de permanecer alerta. Es más, su antagonismo contribuye a hacerte mas perspicaz, porque te impulsa a justificar tus acciones y opiniones, a veces incluso ante ti mismo. Si quieres compasión, búscate un amigo, pero si quieres sinceridad, un enemigo puede tornarse en el mejor amigo que hayas tenido jamás.